Olas de calor España-Escapadas al Norte

Las olas de calor en España hacen que los flujos turísticos se desplacen al norte

El cambio climático, con sus altas temperaturas y olas de calor en Europa, está teniendo efectos negativos en la industria turística española. Anteriormente, muchos turistas buscaban España como un destino para escapar del frío en sus países de origen. Sin embargo, ahora, con el aumento de las temperaturas en diferentes ciudades europeas, los turistas ya no sienten la necesidad de viajar a España para disfrutar del buen clima.

Las altas temperaturas se han hecho evidentes en lugares como Fráncfort, donde se han alcanzado los 36 grados en julio, y en ciudades de Bélgica y Holanda, que han superado los 30 grados en semanas pasadas. Italia ha experimentado condiciones extremas con alertas rojas en 16 ciudades debido a temperaturas superiores a los 45 grados. Estos cambios climáticos han provocado que parte de los turistas se desvíen hacia destinos menos calurosos.

La agencia crediticia Moody’s advierte que las olas de calor pueden afectar el atractivo del sur de Europa, incluyendo España, como destino turístico a largo plazo. Dado que el turismo desempeña un papel importante en la economía española, esta disminución de su atractivo podría tener consecuencias económicas negativas.

La European Travel Commission (ETC) también ha mencionado la influencia del cambio climático en los patrones turísticos. Los eventos climáticos extremos se ubican como la sexta preocupación más importante para los europeos al viajar, aunque todavía se encuentra por detrás de la inquietud por los aumentos de precios de las vacaciones.

Eduardo Santander, director ejecutivo de la ETC, sugiere que los europeos están adaptando sus hábitos de viaje debido a los costos y las altas temperaturas del verano. Esto ha llevado a un aumento de la preferencia por viajar en los meses de otoño, cuando las condiciones climáticas son más suaves y los precios son más bajos.

A pesar de los desafíos climáticos, el sector turístico europeo sigue mostrando fortaleza, y España sigue siendo el destino favorito para los viajeros europeos, superando a Francia, Italia, Grecia y Croacia. Además, se observa un aumento en la facturación turística en destinos del norte de España, como Asturias y País Vasco, que han experimentado un crecimiento superior al 20% frente al verano de 2019. Esto podría indicar un posible cambio de modelo, con turistas beneficiándose de climas más suaves en estas regiones.

En general, España sigue siendo un destino popular para los turistas, y se prevé un verano turístico fuerte en todo el país, con altos niveles de ocupación en regiones como Galicia. No obstante, la industria turística debe ser consciente de los desafíos climáticos y buscar formas de adaptarse y diversificar su oferta para seguir siendo atractiva a largo plazo.

Evaluar el impacto del cambio climático en las vacaciones de este verano puede ser complicado, pero es evidente que la industria turística está consciente del problema y reconoce que puede tener repercusiones a medio y largo plazo. Desde el organismo gallego, recalcan que el cambio climático afectará a todos y también influirá en los flujos turísticos. Por esta razón, han convertido la sostenibilidad en un eje transversal de su plan director. Cada vez más viajeros muestran preocupación por el cambio climático y la huella de sus acciones, lo que ha llevado a la industria a enfocarse en la sostenibilidad para garantizar su propio futuro.

Un aspecto positivo que podría surgir de este cambio de modelo es la desestacionalización del turismo, lo que permitiría repartir los visitantes a lo largo del año y reducir la concentración en la temporada alta. Aunque esto puede ser complejo debido a las vacaciones escolares, se ha estado trabajando en la desestacionalización para hacer al sector más resistente económicamente y aliviar la presión en destinos masificados, beneficiando así a sus habitantes.

La European Travel Commission ha notado una disminución en el interés por viajar en agosto entre los turistas europeos, ya que cada vez más consideran viajar en otoño a destinos como España.

Este panorama también resalta la importancia de la acción climática en la industria turística europea. El turismo está directamente ligado a los recursos naturales y a las condiciones climáticas, por lo que es crucial que tome medidas responsables para enfrentar los desafíos ambientales. Muchos destinos ya están trabajando en esta dirección.

Sin embargo, el reto para una parte importante de la industria turística, especialmente las pymes, es significativo. Aunque estas empresas están concienciadas y adoptando medidas como la gestión del agua, han sufrido las consecuencias de la pandemia y necesitan el apoyo tanto de las administraciones públicas como la simplificación de los procesos burocráticos para acceder a las ayudas. Es esencial actuar ahora y anticiparse a situaciones desesperadas para enfrentar los desafíos que plantea el cambio climático y garantizar un futuro sostenible para la industria turística.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *