desaceleración turística española

El turismo se desacelera en junio y no recupera cifras pre-pandemia

Después de dos meses consecutivos de cifras que superaron los niveles prepandemia, el número de turistas que llegaron a España en junio se moderó, alcanzando los 8,3 millones de visitantes internacionales, lo que representa un 5,6% menos que en 2019. A pesar de esta leve disminución, el primer semestre del año cerró con mejores números que el mismo periodo antes de la pandemia, ya que llegaron casi 37,5 millones de turistas extranjeros, un 1,6% menos que en el año anterior al coronavirus.

La recuperación total de las cifras precovid se vio afectada por la falta de alrededor de 500,000 turistas ingleses y 500,000 alemanes en la primera mitad del año.

En cuanto al gasto, en junio alcanzó los 46,011 millones de euros, lo que representa un aumento del 14,3% en comparación con 2019. Este incremento se debe, en gran parte, a la espiral inflacionista. Sin embargo, aunque se espera un récord de ingresos para las empresas turísticas este verano, la industria aún enfrenta el reto de recuperar los márgenes históricos.

Es importante tener en cuenta que el gasto turístico registrado por el INE incluye todos los gastos realizados por los turistas desde que contratan el viaje, como el transporte y contrataciones realizadas fuera de España, no solo los realizados en el país. En junio, este gasto alcanzó los 10,606 millones de euros, un 9,5% por encima del mismo mes en 2019. El gasto promedio por turista fue de 1,275 euros, mientras que el gasto promedio diario se situó en 188 euros. La duración media de los viajes de los turistas internacionales fue de 6,8 días.

Durante los seis primeros meses del año, los principales países emisores de turistas a España mantienen el esquema habitual. Encabeza la lista Reino Unido con cerca de 7,8 millones de turistas, una cifra ligeramente inferior (casi un 5% menos) a la registrada en el mismo periodo de 2019. Le sigue Francia, con casi 4,9 millones de turistas, superando en un 6,2% el número de llegadas prepandemia. Por otro lado, Alemania reportó casi 4,9 millones de turistas, aunque aún experimenta una disminución del 8,16% respecto a 2019.

Uno de los aspectos destacados es el ritmo de llegadas de visitantes americanos, que están registrando cifras récord. Estados Unidos contribuyó con 1,8 millones de turistas, mientras que el resto de América aportó 2,1 millones. Ambas cifras superan significativamente las llegadas de este continente en 2019, que fueron de 1,5 y 1,7 millones respectivamente.

En cuanto a las comunidades autónomas, Cataluña lidera la lista con 7,9 millones de turistas en los primeros seis meses, aunque aún se encuentra lejos de los 8,9 millones recibidos en 2019, siendo la única de las tres principales comunidades que recibe menos turistas que antes de la pandemia. Por otro lado, las islas muestran una tendencia positiva, con Canarias a la cabeza seguida de las Islas Baleares. La primera recibió hasta junio 6,8 millones de turistas, un 2,9% más que en 2019, y la segunda, 5,7 millones, un 3,5% más.

En junio, las Islas Baleares fueron la región con el mayor número de visitas, con unos 100,000 turistas más que en 2019, alcanzando un total de 2,1 millones. Cataluña se ubicó en segundo lugar, con 1,8 millones de turistas, aún lejos de los 2,1 millones recibidos en 2019, y Andalucía registró 1,2 millones de turistas, manteniendo la misma cifra que en 2019.

¿Qué se puede hacer para incentivar los flujos turísticos?

Hace falta crear una oferta turítica más allá del sol y playa tanto para el mercado nacional como para el internacional. Ojo, sin descuidar el modelo de sol y playa que tan bien funciona. No obstante, tener una oferta de turismo más variada permitirá captar más tipologías de turistas y permitirá asentar las bases para desetacionalizar la demanda.

Además, plataformas como Hotel&bids, ayudan a los hoteles a dar salida al stock de habitaciones que se queda sin vender mediante sus modelos de subasta de habitaciones y de ofertas flash.

Sea como sea, hay que aprovechar el gran potencial de la oferta turística española y generar valor añadido en la oferta y, a su vez, diversificarla para captar nuevas tipologías de turismo en los destinos costeros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *